Veo veo – Un Libro

Habíamos quedado en encontrarnos después del mediodía en la playa para tomar unos mates. Mi amigo Matías había vuelto de viaje, después de haber pasado unos meses en el verano europeo  al cual había sido convocado como parte de un colectivo de artistas, entre músicos y bailarines que presentarían su show en diferentes ciudades del norte de España al ritmo del tango y folklore argentino. Algo así, no recuerdo bien. El hecho es que había cruzado por primera vez el Atlántico y después de esos shows, se compró un Eurail Pass y fue a perderse por ahí. Una ciudad que visitó, y que para esa oportunidad no quiso dejar de lado, fue París. Y recuerdo que esa tarde en la playa  me dijo que al caminar por las calles parisinas, inevitablemente se le vino a la memoria Cortazar y Rayuela… ¡tantas veces la había recorrido leyendo algunas de sus novelas!

Cada vez que emprendo un viaje, por más corto que sea, elijo un libro para llevar. Me gusta mucho leer y siempre los libros me parecen una buena compañía en un viaje en tren, micro o avión;  en momentos de espera o de relax tirada en la playa o al lado de un lago. Un libro siempre me representa un pase a un mundo donde te podes perder una tarde o unos cuantos días; un pase para conocer historias, un pase para descubrir lugares que podes recorrer y conocer.

Un libro que sembró las ganas de viajar (al menos, fue una parte)

Fuente: Google

Fuente: Google

Entonces pensé en los libros con los que yo había viajado. Y recordé que de chica leí un libro que mi hermano había ganado en un concurso de cuentos: “Asesinato En El Canadian Express” de Eric Wilson. Recuerdo que la historia transcurría en el tren que iba de Montreal a Vancouver, en un viaje de tres días, y el protagonista era un chico canadiense que iba a visitar a sus abuelos. Si bien es una novela de tinte policial, a mi me fascinó la idea de que el chico viajaba solo – yo por entonces tenía casi la misma edad – y de todo lo que vivía en el transcurso del recorrido del tren. Alucinante, eso me parecía la idea de viajar. Este es uno de los primeros libros que recuerdo haber leído y que me despertó esas ganas de conocer, la necesidad de experimentar en carne propia lo que sentía viajar, perderse por ahí, conocer otras ciudades, otras personas, otras realidades, dejarse sorprender.

Un libro con el cual descubrí algo más de un lugar que ya había visitado

Ahora  tengo un par de libros propios en mi biblioteca. No son muchos. Me puse a revisar con cuales de los últimos que había leído había viajado, había conocido otras ciudades. Elegí uno de Eduardo Galeano, “Bocas del Tiempo”. Este también me lo había regalado mi hermano Daniel, y contiene gran variedad de pequeñas historias. Hubo un tiempo que trabajé para una agencia de viajes, acompañando grupos que turistean por el país. El último viaje que me fue asignado tenía como destino Bariloche. Y uno de los días del viaje el itinerario prolijamente programado nos llevaba a pasar el día a El Bolsón. Yo ya conocía un poco, y me había vuelto encantada con el lugar. Había ido un invierno después de unos cuantos días de lluvia por lo que muchos caminos de los alrededores tenían el acceso limitado. Por eso ni asomamos a la idea de subir al Piltri. Esa vez quedo ahí nomas. En la segunda oportunidad, unos días antes de subirme al micro y conocer a todo el grupo que acompañaría, leí “Los Escultores” de Galeano y conocí la historia del bosque tallado en la cima del Piltriquitrón. Y fue así que descubrí una parte más de ese pueblo que había visitado alguna vez. Esa vez, y debido a los tiempos que me demandaba el grupo y los horarios y los tiempos cortos y la mar en coche, tampoco pude subir al Piltri. Pero no pierdo las esperanzas. Ya regresaré y descubriré con mis propios ojos esos árboles que sufrieron el fuego y que ahora revivieron de la mano de cientos de escultores.

Bocas del Tiempo - Eduardo Galeano

Bocas del Tiempo – Eduardo Galeano

Un libro con el que recorrí ciudades y ahora tengo ganas de caminarlas algún día

Volví a mirar la mini biblioteca de mi casa. Y saque otro libro con el cual había paseado por varias ciudades. El elegido esta vez corresponde a Gonzalo Garcés y el libro se titula “El Miedo”. A modo de resumen por demás sintético, el autor cuenta la historia de un amor, su historia de amor. Y a medida que va relatado su historia,  uno puede ir paseando por las diferentes ciudades que esta pareja fue eligiendo como escenario de su vida. Así caminé un poco por Paris; me entusiasmé ideando recorridos por Gerona:

 “Uno podía salir de ese departamento, tomar el caminito al lado del río, cruzar el puente y llegas al casco antiguo. Arriba, en la colina, estaba la catedral, que era cuadrada […] Si subías las escalinatas, con esas baldosas largas y un escaloncito cada tanto, pasabas por el barrio judío, si estabas dispuesto a hacer un desvío pasabas también por los baños árabes, y emergías en la terraza que domina la ciudad. Vivir en la Edad Media habrá sido así, la palabra que me viene la cabeza es burgo. Restos de murallas, los últimos techitos de teja, y después colinas verdes.”

También imaginé qué sentiría al cruzar la Cordillera de los Andes:

 “Si uno sale bien temprano de Santiago, sobre todo en invierno, puede tener por un momento la ilusión de que sale a la llanura. La cordillera está tapada por la contaminación y las lucecitas trepan por la falda de los cerros pueden confundirse con estrellas. Recién pasando el puente de Vitacura, al bajar hacia Huechuraba, cuando empieza a clarear un poco, aparece el contorno de la cordillera y uno se da cuenta de que viaja hacia un paredón que parece llegar hasta cielo. […] Ya empezaba a oscurecer cuando pasamos el puesto de frontera. Al otro lado, el valle se abre de un modo vertiginoso y el color de las montañas de vuelve más claro y también más seco.”

Un libro con el que paseé  por varias por ciudades y conocí diferentes historias de sus habitantes.

Eso es lo lindo de viajar. O es una de las cosas que más me gustan a mí. Sera porque después son las que recuerdo. La gente que conoces cuando viajas, sus historias, cómo te muestran la ciudad en la que nacieron o en la que eligieron o les tocó para vivir… El último libro que elegí, es de Caparros: “Larga Distancia”. Y a través de sus páginas y de la mano de cada relato, caminé por el centro pretendidamente ordenado de Hong Kong, paseé apresuradamente por el centro de Lima, me adentré en el Chapare –un valle tropical y bajo ubicado a 150 km de Cochabamba -, conocí un poco de las calles de Rusia post URSS, algunos de sus hogares por dentro, el reciente arribado Mc Donalds…

Y puedo seguir enumerando libros. Sin embargo, en esta ocasión, me limité a hacer referencia a libros con los cuales había podido conocer ciudades, barrios, pueblos de otras latitudes. Pero los libros también te proponen viajes más introspectivos, más espirituales, pero eso queda para otra vuelta.

¿QUÉ ES VEO, VEO?

Es un juego que jugamos muchas veces cuando éramos chiquitos. Y ahora queremos seguir jugandolo. Es una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos  la oportunidad de hacerlo, conocer otros viajeros que andan dando vueltas por el mundo 

 Si quieres  participar del desafío puedes enterarte un poco mas aquí.

 Y aquí les  dejo los enlaces a los otros veo veo de este mes: 

titinroundtheworld   – conlospiesporlatierra   – apuntesideasimagenes – planetatour – caminomundos rinconesconcolor –  paper-versos  – rumbeandoporahi cuerpo-sentidoprometeopoeta caminandoporelglobo – babeliaheterogenea.- amnerismazzeo

Anuncios
Categorías: Veo veo | 14 comentarios

Navegador de artículos

14 pensamientos en “Veo veo – Un Libro

  1. Pingback: Veo Veo Un libro

  2. Pingback: Veo Veo: Del fin del mundo hasta ti a través de un libro | Planeta Tour

  3. Pingback: #veoveo Un libro | apuntes ideas imagenes

  4. Pingback: #Veo Veo: Un Libro, muchos libros, ningún libro. | Soñando por el Mundo

  5. Es increible cómo los buenos autores te hacen viajar al leerlos o te inspiran a viajar.

  6. Pingback: Veo Veo: ¡un libro! | Con los pies por La Tierra

  7. Pingback: Veo Veo “Un Libro” | Aprendiendo a Ser

  8. Y no nombremos los que nos llevan a lugares que solo existen en la imaginación!!! Como Asimov ó Clarke

    🙂

    Abrazo grande!

  9. Pingback: Veo veo: Una taza de té con identidad cultural estigmatizada. | Dale Viaja!

  10. Pingback: Veoveo: el libro o la vida | Hey Hey World

  11. Pingback: Veo Veo: Un libro, el viejo y el mar | Ir Andando

  12. Pingback: Veo Veo # 7: "Un Libro", mi primer LIBRO soñador |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

OTRA FORMA DE MIRAR

La belleza es la percepción de algo en su contexto adecuado.

apuntes ideas imagenes

Relatos de viaje en primera persona

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Lo que ellos no saben

"Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura"- Quevedo

Inspiramundo

Coach Ontológico

Rutina Cortada a Cuchillo

Jugá. Divertite.

flores de paraíso...

Desde mi yo niña, a mi yo mamá, la escalera de mi vida. Narrando para saberme.

Kommon Blog

Free The Writers

marcelillapilla

I am drawing... everything and everywhere

Siempre hacia el oeste

Blog de una vuelta al mundo y otros viajes...

Floren

- Caminante -

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

pausada

la pau sa diaria

Manual de una Perfecta Desconocida

Intentando tapar el sol con un dedo

Deslogueada

30 días sin redes sociales.

A %d blogueros les gusta esto: