D de Dos

Corrían los primeros días de diciembre de 1982, cuando Teresa, mi madre, se subió a una balanza para controlar su peso. Era su primer embarazo y se estaba realizando un chequeo de rutina en el hospital. Y tal como alguien le había advertido en alguno de los siete meses que llevaba de gestación, era posible que los bebes nacieran antes. Sí, los bebes. Soy gemela. 

Ese día, arriba de la balanza, Teresa sorpresivamente rompió bolsa. Y Daniel, mi hermano y yo nacimos antes de lo previsto. Al menos esta es la anécdota que siempre se ha contado entre tardes de mates, charlas con amigos, cumpleaños y cenas familiares. Soy gemela y sietemesina.
Teresa es correntina, vivió y se crió en el campo, y en cuanto cumplió la mayoría de edad quiso cambiar de escenario cotidiano y se fue a trabajar a la gran ciudad, la capital del país. Allí conoció a mi papá, jujeño él, que también estaba por esta parte del país. Vivieron seis fugaces meses de noviazgo, luego llegó el casamiento y al año, llegué yo. Yo y mi hermano Daniel. 

Luego nos mudamos a Mar del Plata, por cuestiones del trabajo de mi papá. Eramos una familia tipo: padre, madre y dos hijos, nene y nena. Listo.  Pero no quedaría ahí. Mi mamá tuvo un atraso, fue al medico, y confirmó que estaba embarazada de nuevo. Sin embargo la mayor sorpresa llegaría con los primeros controles. Una tarde, Teresa le dijo su marido Gabriel qué el doctor quería hablar con él. Entonces se comunicaron. La noticia fue desconcertante: se escuchan cuatro latidos, dijo el medico… Imagino la cabeza de ese padre después de semejante anuncio, no se animaba tan siquiera esbozar la idea de que podría ser padre de cuatrillizos… Imagino los pensamientos, las dudas, la incertidumbre, el trabajo, los pañales…  pero para su tranquilidad, con los meses y los siguientes chequeos, se despejó la duda. Eran mellizos, solo dos bebes. Seis años después de mi nacimiento, llegaban a nuestra vida mis hermanos menores: Rafa y Lucho. 

Cuando cuento que somos cuatro hermanos, me preguntan si soy la mayor, la del medio o la mas chica… mmmm soy de las mayores, respondo. Por que así es, no? Mis padres tienen hijos de a dos, cada hermano tiene su compañero de dupla. Alguna vez nos preguntamos que hubiese pasado si teníamos un quinto hermano que no tenia su mellizo!?? Pero mis papas no quisieron seguir probando je, asique nos quedamos con la duda. 

Anuncios
Categorías: Días de abecedario | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

OTRA FORMA DE MIRAR

La belleza es la percepción de algo en su contexto adecuado.

apuntes ideas imagenes

Relatos de viaje en primera persona

El Huerto 2.0

Espacio dedicado a la horticultura ecológica, sus problemas, productos y cómo transformarlos.

Lo que ellos no saben

"Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura"- Quevedo

Inspiramundo

Coach Ontológico

Rutina Cortada a Cuchillo

Jugá. Divertite.

flores de paraíso...

Desde mi yo niña, a mi yo mamá, la escalera de mi vida. Narrando para saberme.

Kommon Blog

Free The Writers

marcelillapilla

I am drawing... everything and everywhere

Siempre hacia el oeste

Blog de una vuelta al mundo y otros viajes...

Somos como Viajamos

Compartí con nosotros el camino hacia nuestro sueño: viajar en bicicleta por la ruta 40, desde Ushuaia a La Quiaca!!!

Floren

- Caminante -

PINCELADAS DE UNA MICROVIAJERA

Un blog de fotoperiodismo nimio

pausada

la pau sa diaria

Manual de una Perfecta Desconocida

Intentando tapar el sol con un dedo

A %d blogueros les gusta esto: